Impulso cooperativo al arte en Río Piedras

Leave a comment

Impulso cooperativo al arte en Río Piedras

martes, 4 de octubre de 2005

Héctor Aponte Alequín  PARA PRIMERA HORA

 

Un espacio suyo que quieren hacer de todos. Un centro cultural multiusos que cobije la bohemia y la tertulia, la dramaturgia y las artes plásticas, el sentimiento y la intelectualidad. Una opción para las “pesadillas” que viven en los restaurantes-pubs los cantautores noveles que sólo encuentran contratos y censura. Una reacción a la incapacidad del Gobierno para sostener proyectos como el desaparecido Cine en Ballajá…

Fruto del cooperativismo

Hace dos meses, era uno más de los desvencijados locales de la calle Robles, en Río Piedras. En la noche del sábado, se inauguró como el café-teatro del Taller Cé, primera cooperativa de jóvenes cantautores en la Isla.

“La dominación es la guerra. La libertad es la paz”. Justo detrás de una exposición de carteles que sostenía esa frase, se alza una tarima en la que el presidente de la cooperativa, José Julián Ramírez, expresó la satisfacción de “por fin ser dueños de nuestro propio lugar, donde nadie venga a decirnos qué es de provecho para el público, qué cuenta y qué no, ni cómo repartirnos los guisos”.

Entre tragos, comida, venta de discos, la exhibición “Dédalo”, de Antonio Martorell, y otras pinturas donadas que fueron subastadas, un público de casi 200 personas llenó el local azul y violeta, para disfrutar de la gala a beneficio del Taller Cé.

El primer turno lo tuvo Enrique González, tesorero y uno de los miembros fundadores de la cooperativa, quien inició la primera racha de bohemia, continuada por José Julián Ramírez y Sebastián Paz, todos acompañados de su guitarra y de un particular coro.

Se trata de aquel que improvisaron varios de los 35 miembros del Taller de Cantautores en la “contratarima”, estructura de madera contigua a la “barra improvisada”, donde se maneja el sonido y la iluminación. En el medio se ubican las mesas de madera con velas en el centro, desde las cuales se aprecian los espectáculos desde tres ángulos (de frente, pero también de costado).

De ese modo inició una velada cuyo denominador común fue la mezcla de romanticismo poético con temas de disidencia a la guerra, lucha social y alabanza de elementos marginados de la cultura puertorriqueña, como la calle Madrid de Río Piedras y la práctica de la santería.

La tertulia propiciada por el ambiente y las insidiosas fallas de sonido, sin embargo, impidieron que el público prestara atención a las alocuciones de Antonio Martorell y Carola García, maestros de ceremonia, así como a las primeras presentaciones musicales. Y es que una de las metas del Taller Cé es recaudar fondos para acolchonar el cemento del cual está hecho el local, causante del repetido chirrido de retroalimentación sonora.

Pero esa distracción quedó ignorada cuando la cadencia de la percusión entró en escena por primera vez en la noche, con la intervención del grupo Iyawó.

No era necesario el “regaño sutil” que hizo a la audiencia uno de sus vocalistas y también miembro del Taller, Luis Rodríguez. Los presentes dejaron el cuchicheo tan pronto la armónica voz de su hermana Rosana atravesó el receptáculo al entonar “Noche bruja”, secundada por la suya.

Del público, ocupado en contonearse al ritmo de los solos del percusionista Javier Hernández, emanaba un olor producto de la mezcla del sudor, la frescura de las pinturas en venta, los diferentes perfumes y el licor. Para Antonio Martorell, “olor a cultura”.

La atención la logró recuperar Zoraida Santiago, también miembro de la Cooperativa. “Amanecida” y “El acusado” reanudaron la nostalgia bohémica de la noche, que finalizó luego con el grupo Intifada y sus sonidos modernos.

El Taller Cé se incorporó como cooperativa en el 2004. El café-teatro cuenta, además, con un estudio de grabación en el segundo piso, seguido de una sala de ensayos. Su financiamiento se logra a través de donaciones y del producto de las ventas de discos y otras actividades realizadas por los mismos cantautores. Estará abierto todos los jueves, mientras continúan los arreglos que permitirán puertas abiertas de miércoles a domingo.

 

Llega a Río Piedras un café teatro y centro cultural para la promoción de artistas independientes

Leave a comment

Llega a Río Piedras un café teatro y centro cultural para la promoción de artistas independientes
Por Iliana Fuentes Lugo, Radio universidad
Jueves, 21 de julio de 2005

Escuche el Audio
La Cooperativa Taller de Cantautores creada en 2004 por un grupo de músicos jóvenes emprende una nueva aventura con la creación de un café teatro que servirá de espacio para presentaciones de artistas independientes y compañías de teatro.

El taller de cantautores, una organización sin fines de lucro, decidió incorporarse en una cooperativa en noviembre de 2003. El portavoz de la organización, José Julián Ramírez comenta que la creación de la cooperativa intenta revivir el ejemplo de los artistas de la década de los 70, quienes crearon Cooparte.

“La Cooperativa Taller de Cantautores se fundó en el 2003. Antes de eso teníamos un grupo de jóvenes cantautores y cantautoras que veníamos reuniéndonos con la idea de producir espectáculos propios y de autofinanciar nuestros proyectos, considerando que el estado y especialmente el gobierno no necesariamente tienen la capacidad económica para subvencionar este tipo de proyecto”, comentó Ramírez.

Con el fin de crear una mayor independencia entre los artistas jóvenes y de tener éxito entre la comunidad local el Taller de cantautores concibió la idea de abrir un café teatro donde puedan presentarse. Ramírez indicó que como parte del proceso de difusión han entrado en conversaciones con la cooperativa de farmacias para vender los discos producidos por la organización en las farmacias de la comunidad.

“Algo que consideramos muy importante es que para que los artistas podamos echar para adelante nuestro trabajo, lo ideal sería independizarnos. La ideal era tratar de que nosotros mismos seamos los dueños de los medios de distribución, difusión y producción de nuestra música y lo logramos en el sentido de que hemos producido ya tres discos”, indicó Ramírez.

“Pero un proceso de la difusión muy importante, que era la oportunidad de exponernos en un teatro o en un café teatro donde los propios artistas fueran dueños, pues decidimos que teníamos que buscar un local para poder desarrollar un café teatro nuestro, que sea de los artistas”, añadió.

Además de la creación del café teatro, la cooperativa planifica abrir una tienda de discos, un café y un centro multiusos para talleres artísticos. Al momento, el café teatro se encuentra en la fase del diseño de interiores y planifican abrir sus puertas al público a mediados de septiembre.

“Nosotros esperamos también poder establecer dentro del café teatro una tiendita con discos y materiales culturales, y también un coffee shop para que durante el día sirva de espacio para la bohemia y la tertulia. La idea, precisamente es que sirva como un centro multiusos cultural, que además de ser café teatro y que todo gire alrededor de él, en horas que no sean para exposición de trabajos artísticos sirva para hacer talleres y como academia de música”, sostuvo Ramírez.

La Cooperativa Taller de Cantautores solicita asistencia tanto de entidades gubernamentales, cooperativas, empresas privadas y de individuos para habilitar el lugar alquilado.

“Nos gustaría que todas aquellas personas que tienen en su casa unas sillitas, algunas mesas, algo que puedan donar, computadoras, enseres eléctricos para que nosotros le demos uso, que cuenten con nosotros. Que se comuniquen y nos dejen saber como llegar hasta la casa o donde podemos buscar este tipo de materiales”, manifestó Ramírez.

El café teatro del Taller de Cantautores estará ubicado en la calle Roble de Río Piedras, a dos cuadras del Departamento de Música de la Universidad de Puerto Rico y a dos cuadras de la estación del Tren Urbano. Para información sobre como hacer aportaciones materiales o económicas puede comunicarse al 922-8240.